sábado, 13 de septiembre de 2008

Ofertas Vs. Servicios Post Venta.

Cada día debe de ser más complicado el invertir en cualquier bien o servicios, el costo de los mismos deberían de poner al consumidor más selectivo a la hora de comprar. Lo ideal es que cuando se vaya a adquirir un producto se busque que sea de buena marca y lo más importante que garantías y servicios pueden ofrecer luego de la compra.
Nuestro mercado tiene una gran maquinaria ensamblada a la hora de dar una oferta y seducir a la compra. Este modelo es efectivo y exitoso ya que genera las ventas e importa muy poco lo que pueda suceder en lo adelante, ya que el objetivo fue alcanzado, atraer al consumidor a la compra. Pero, en mercados como el estadounidense y el europeo no basta con la venta, ellos quieren que los consumidores sientan que son importantes, de ahí surgen los famosos call centers o centros de servicios al cliente. El fin primordial de estos es ofrecer a los adquirientes un soporte continuo ante las necesidades que puedan surgir en la post venta. La conciencia tomada de estos mercados es que el seguimiento y buen servicio luego de la venta es lo que le podrá generar nuevas compras y por ende atraerá nuevos clientes. Qué mejor publicidad que la de un cliente satisfecho.
Lamentablemente esa no es nuestra realidad. los consumidores son seducidos y caen, pero este nunca se detiene a pensar que le pueden ofrecer luego, todo es una luna de miel hasta que te ves en la necesidad de exigir un servicio post venta. Es normal escuchar reclamaciones agrias y donde el consumidor se siente frustrado e impotente. Sin autoridades o mecanismos que puedan hacer valer los derechos adquiridos al comprar el bien o servicio haciendo de las reclamaciones algo sumamente difícil en nuestro mercado. Pero el 90% de esa culpa es del consumidor por no analizar las condiciones bajo la cual adquiere el bien o servicio. Es la cultura que tienen los consumidores.
Normalmente la fecha de vencimiento es vista en la casa o cuando el producto está dañado luego de varios días de adquirirlo. No leen los manuales, no se fijan en los contratos que firman, no preguntan por las garantías y los servicios post venta. Simplemente es adquirir el bien y satisfacer la necesidad o el impulso seducido a la compra. Lamentablemente esto sumado a la cultura de pre venta de los suplidores hace más difícil el círculo entre compradores y vendedores.
Los consumidores deben ser proactivos al momento de adquirir sus productos, debe de preguntar hasta la saciedad y las garantías exigirlas por escrito, así como los servicios post ventas. Si se cambia la cultura de compra la forma de ventas necesariamente debe de cambiar, hoy día no hay equilibrio en el mercado la balanza se pondrá a la par cuando los consumidores empiecen hacer mas objetivos y menos impulsivos al momento de comprar.

2 comentarios:

Angie Guichardo dijo...

Aqui no tenemos tanta protección al comprar o adquirir un bien. A veces hay que encomendarse a Dios para que el producto salga bueno o que no se nos dañe una vez terminada la garantía porque tu sales con el artículo de la tienda y a los cinco minutos si llamas para preguntar o quejarte de algo ya no te tratan igual que cuando ibas a pagar por el mismo.

Pedro, sería interesante que en alguno de tus escritos tocaras el tema de las ventas de pasillo o las supuestas ofertas que ofrecen nuestras tiendas.

Saludos!!

Pedro Santana dijo...

Con Gusto, te describire que se esconde tras esas llamadas "ofertas"

Saludos,